jueves, 16 de enero de 2014

LA DOCTRINA DE RESURRECCIÓN TEXTO DEL 121 AL 123

Texto original 121

Quien se esclaviza contra su propia voluntad, podrá ser liberado.
Quien ha sido liberado por regalo de su Señor y se ha vendido a sí mismo
para esclavizarse de nuevo, ya no podrá ser liberado.

Develación texto 121

Quien contra su Voluntad ha sido esclavizado, es natural que
anhele y en algún momento recupere su anhelada Libertad.

En cambio, quien por propia decisión busca esclavizarse,
despreciando el regalo que Dios brinda de ser Libres por naturaleza
acatando la Virginal Castidad, seguirá sometido a los vicios, y su
esclavitud persistirá durante eones.

Texto original 122

El cultivo en el mundo es de cuatro modos: se recogen en el
granero por tierra y agua y viento y luz. E igualmente, el cultivo de Dios
resulta de cuatro Virtudes: confianza y esperanza y amor y conocimiento.
Nuestra tierra es la confianza en la cual radicamos, el agua es la
esperanza por la cual somos alimentados, el viento es el amor por el cual
crecemos, pero la luz es la Sabiduría por la cual maduramos.

Develación texto 122

El desempeño del hombre en el mundo se realiza cual un cultivo,
tanto las cosas materiales, como las espirituales, esperándose como feliz
resultado, la respectiva cosecha; en ambos casos es indispensable la
participación de los Cuatro Elementos interviniendo en la maduración de
la siembra, pues sin su concurso todo intento de prosperidad es fallido; de
modo que siempre deberán estar presentes, durante todo el proceso,
actuando equilibradamente, Agua, Aire, Tierra y Fuego, para que tanto el
granero material como la Tierra Filosofal completen su feliz cometido.

Empero la Cosecha Espiritual, que es la Suprema Razón de estar la
humanidad sembrada en la materia, para obtener su éxito cierto, requiere
además de lo ya dicho, estar apoyada en su difícil proceso, de cuatro
Grandes Virtudes, sin las cuales los resultados pueden flaquear, y son: la
Confianza con la que nos aferremos a la vitalidad del cuerpo para iniciar
la Obra en la Tierra Filosofal; el Agua con su cotidiano riego que fomenta
la Esperanza de su continua purificatoria Nutrición; el Viento que suele
ser fugaz e inaprehensible, es el Amor que debemos contener para poder
crecer con digna Constancia, y finalmente, la Luz que es el Supremo Fin
por el cual realmente llegamos a madurar y fructificar como Semilla
Krística.

Texto original 123

La Gracia hizo que la Tierra se hiciera arriba en el Cielo. ¡Bendita
sea esta alma!

Develación texto 123

Merced a la Gracia de nuestra Divina Madre Inmortal, la
Realización que disfruta nuestra materia corporal en la Tierra, es
resultado de la incorporación a la Herencia Celestial que a cada Uno de
Nos corresponde. ¡Bendita sea nuestra amadísima Madre Divina!

LA DOCTRINA DE RESURRECCIÓN TEXTO DEL 118 AL 120

Texto original 118

El Amor Espiritual es Vino con Aroma. Todos los Ungidos con él
lo gozan. Mientras los Ungidos permanecen, los que se paran a su lado
también lo gozan. Pero si los Ungidos con el Crisma se apartan y se van,
los no ungidos que solamente están parados al lado se quedarán en su
propia miasma. El samaritano no proporcionó al herido nada más que
vino y ungüento, y sanó las heridas, pues “el amor cubre una multitud de
transgresiones”

Develación texto 118

El Amor Krístico es perfume de deliciosa fragancia, que cual
aroma de uvas en sazón, nos ofrece el sabor de la Vida auténtica, y quien
alcanza su respectivo estado interior de Gracia pura, goza de su Divina
Unción. Asimismo, todos cuantos a su presencia llegan, o a la distancia se
benefician de su Beatífica Sabiduría, mientras permanecen en
observancia de la purificadora Castidad, que constituye la presencia y
consentimiento de la consciente Gracia de la Bendita Madre particular,
participan de su diáfana Energía; empero, cuando no es aprovechado este
Bendito Don por quienes medran de la Sagrada Enseñanza sin merecerla,
esto es, sin haberse esforzado con Voluntad en alcanzar su Auto Gnosis,
permaneciendo anquilosados en la teoría doctrinal, en cuanto se aleja el
Iluminado Guía, los fracasados se quedan aletargados, ahogados en sus
fornicaciones, que los impele al creciente fanatismo beligerante, cada vez
más cretino, insolente y soez.

El Amor Krístico es, ha sido, y por siempre lo será eternamente,
fuente de innegable Salud y gozo de vivir, pues dicha Felicidad es
Consciente, permitiéndonos trascender el grueso Karma que como
pecadores hemos arrastrado en cada existencia marcada por la indolencia
espiritual.

Texto original 119

Aquellos a quienes engendra la mujer, se parecerán a quien ella
ama. Si es su marido se parecerán a su marido, si es el adúltero se
parecerán al adúltero. A menudo, si hay una mujer que duerme con su
marido por necesidad, pero su corazón está hacia el adúltero y ella se
aparea con él y engendra, entonces el nacido a quien ella engendra se
parece al adúltero. Pero vosotros quienes estáis con los Hijos de Dios, no
améis el mundo, sino amad al Señor, para que quienes engendráis no se
parezcan al mundo sino que se parezcan al Señor.

Develación texto 119

Es natural que los hijos contengan las características somáticas de
sus progenitores, aunque se definirá con mayor precisión el parecido de
los vástagos al hombre que la mujer ame, aunque no esté participando de
la cópula carnal; si es el marido por quien late su corazón, los hijos
concebidos se le parecerán, pero si la mujer adultera, aún sea en
pensamientos, el hijo concebido se parecerá a quien ama la madre.

Un Kristificante, que es Hijo de Dios, no ama al mundo, si no que
ama al Adorable Redentor, y cuando engendra en pareja digna, lo hace a
Voluntad Consciente con auxilio de los Cielos, sin que se produzca la
fatal fornicación, pues en plena Castidad se gesta un Hijo de la Luz, y no
sólo será imagen de lo Divino, si no que fundamentalmente será
semejante o igual a un nacido de la Concepción Virginal.

Texto original 120

El humano se junta con el humano, el caballo se junta con el
caballo, el burro se junta con el burro. Las especies se juntan con sus
mismas especies. De esta misma manera la espíritu se junta con la
Espíritu, el logos se aparea con el Logos y la luz se aparea con la Luz. Si
te haces humano entonces la humanidad te amará; si te haces espiritual,
entonces la Espíritu se apareará contigo, si te haces significativo,
entonces el Logos se juntará contigo; si te haces Iluminado entonces la
Luz se apareará contigo; si trasciendes entonces lo trascendente reposará
sobre ti. Pero si te haces como caballo, o burro, o becerro, o perro, u
oveja, o cualquier otro animal afuera e inferior, entonces ni la humanidad
ni la Espíritu ni el Logos ni la Luz ni los de arriba ni los de dentro podrán
amarte. No podrán reposar en tu corazón y no serán tu herencia.

Develación texto 120

Tal como se expuso en el texto 108, en esta oportunidad
nuevamente se hace referencia a las bajezas en las cuales puede caer la
degeneración infra sexual, con el uso y abuso de desenfrenos zoofílicos,
aunque también muchas de las relaciones carnales, aunque sean
practicadas entre quienes se dicen humanos, los instintos que se desatan
en furia salvaje, son propiamente atavismos que persisten de una
condición animalizada a la que ha llevado la práctica consuetudinaria de
la fornicación y los adulterios, siendo en este último caso la mezcla de
todo cuanto no se corresponde con la natural funcionalidad sexual.

Mientras la infra humanidad esté ligada a tales atavismos, lejos de
la requerida enmienda que corrija tales taras ancestrales, no podrá de
modo alguno aspirar a vencer su bestialidad, y naturalmente todas sus
actuaciones estarán marcadas instintivamente con la fatalidad.

LA DOCTRINA DE RESURRECCIÓN TEXTO DEL 115 AL 117

Texto original 115

Perfeccionando el agua del bautismo, Jeshua vació la muerte.
Debido a esto, nosotros en verdad nos sumergimos en el Agua pero no
bajamos hasta la muerte, para que no seamos vaciados en la espíritu del
mundo. Cuando respira aquélla, viene el invierno, pero cuando respira la
Espíritu Sagrada, llega el Verano.

Develación texto 115

A medida que las Aguas Genesíacas en el Laborante se van
purificando más y cada vez mejor, el Kristo Íntimo vence a la misma
muerte.

Un auténtico Laborante en los Misterios del Fuego, desciende a las
profundidades caóticas donde, realizando titánica Obra, purifica sus
Aguas calificando el Bautizo que lo hace Inmortal, merced a vencer con
plena autoridad y dominio, a la sierpe tentadora que incita a la
fornicación.

Texto original 116

Quien conoce la Verdad, es libre. Pero el Libre no transgrede, pues
“quien transgrede es esclavo de la transgresión” La Madre es la Verdad,
pero el Padre es la Sabiduría. Éstos a los que se les regala el no
transgredir en el mundo, son llamados Libres. Éstos a los que se les
regala el no transgredir tienen sus corazones exaltados por conocer la
Verdad. Esto es lo que los libra y los exalta sobre el universo. No
obstante, quien ha sido liberado por la Sabiduría, se entrega en Amor por
el bien de quienes todavía no han podido ser levantados hasta la libertad
de Saber. Pero la Sabiduría es suficiente para librarlos.

Develación texto 116

Quien llega a las Alturas del Padre conoce la Verdad, y esta
espléndida conquista nos hace libres. La Libertad alcanzada es fruto de
haber vencido a los egos en todos los laberintos infra psíquicos, los
cuales, mientras permanecen en el humano, incitan de algún modo a la
permanente transgresión, aunque tal inducción se produzca muy sutil y
casi imperceptiblemente. La Madre Divina es la Verdad que se obtiene
internamente con la Virtud y la Gracia de la Castidad, y el Padre
constituye la Omnisciencia alcanzada en la Gnosis Superlativa con la cual
haya sido coronado el triunfal Laborante.

En consecuencia, la Libertad es el imperdible beneficio que
debemos alcanzar todos mediante la exaltada encarnación en la
Naturaleza Humana del Bendito Padre Madre.

Siendo Libre, el Kristificado ya en plenitud de su Íntima Trinidad
Divina, ejerce su excelsa Gracia de Amor por la Humanidad, para
entregar la Sabiduría de la Suprema Gnosis a quienes aún padecen los
gruesos grilletes de la enceguecedora ignorancia, y es claro que cuando
alguien despierta a los Dones de la Real Gnosis, gana el derecho de ser
auténticamente Libre.

Texto original 117

El Amor no se apropia de nada, pues ¿cómo puede apropiarse de
algo puesto que todo le pertenece? No dice “Esto es mío” ni “Eso es
tuyo”; sólo dice: “Es tuyo”

Develación texto 117

Kristo Viviente es Amo y Señor de la Naturaleza Universal, y al
ejercer su Misericordiosa Misión a favor de la Humanidad, nada le pide a
cambio, que no sea la decidida Voluntad de cada cual por levantase de
sus tumbas vivientes, en las cuales yacen lastimosamente muertos en
vida.




Visitas

Flag Counter