jueves, 16 de enero de 2014

LA DOCTRINA DE RESURRECCIÓN TEXTO DEL 121 AL 123

Texto original 121

Quien se esclaviza contra su propia voluntad, podrá ser liberado.
Quien ha sido liberado por regalo de su Señor y se ha vendido a sí mismo
para esclavizarse de nuevo, ya no podrá ser liberado.

Develación texto 121

Quien contra su Voluntad ha sido esclavizado, es natural que
anhele y en algún momento recupere su anhelada Libertad.

En cambio, quien por propia decisión busca esclavizarse,
despreciando el regalo que Dios brinda de ser Libres por naturaleza
acatando la Virginal Castidad, seguirá sometido a los vicios, y su
esclavitud persistirá durante eones.

Texto original 122

El cultivo en el mundo es de cuatro modos: se recogen en el
granero por tierra y agua y viento y luz. E igualmente, el cultivo de Dios
resulta de cuatro Virtudes: confianza y esperanza y amor y conocimiento.
Nuestra tierra es la confianza en la cual radicamos, el agua es la
esperanza por la cual somos alimentados, el viento es el amor por el cual
crecemos, pero la luz es la Sabiduría por la cual maduramos.

Develación texto 122

El desempeño del hombre en el mundo se realiza cual un cultivo,
tanto las cosas materiales, como las espirituales, esperándose como feliz
resultado, la respectiva cosecha; en ambos casos es indispensable la
participación de los Cuatro Elementos interviniendo en la maduración de
la siembra, pues sin su concurso todo intento de prosperidad es fallido; de
modo que siempre deberán estar presentes, durante todo el proceso,
actuando equilibradamente, Agua, Aire, Tierra y Fuego, para que tanto el
granero material como la Tierra Filosofal completen su feliz cometido.

Empero la Cosecha Espiritual, que es la Suprema Razón de estar la
humanidad sembrada en la materia, para obtener su éxito cierto, requiere
además de lo ya dicho, estar apoyada en su difícil proceso, de cuatro
Grandes Virtudes, sin las cuales los resultados pueden flaquear, y son: la
Confianza con la que nos aferremos a la vitalidad del cuerpo para iniciar
la Obra en la Tierra Filosofal; el Agua con su cotidiano riego que fomenta
la Esperanza de su continua purificatoria Nutrición; el Viento que suele
ser fugaz e inaprehensible, es el Amor que debemos contener para poder
crecer con digna Constancia, y finalmente, la Luz que es el Supremo Fin
por el cual realmente llegamos a madurar y fructificar como Semilla
Krística.

Texto original 123

La Gracia hizo que la Tierra se hiciera arriba en el Cielo. ¡Bendita
sea esta alma!

Develación texto 123

Merced a la Gracia de nuestra Divina Madre Inmortal, la
Realización que disfruta nuestra materia corporal en la Tierra, es
resultado de la incorporación a la Herencia Celestial que a cada Uno de
Nos corresponde. ¡Bendita sea nuestra amadísima Madre Divina!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Visitas

Flag Counter